• Inicio
  • Coches
  • Calculadora
  • Consultorio

Así despistan en carretera las ayudas a la conducción

Las ayudas a la conducción son un gran avance tecnológico para reducir los accidentes en carretera... pero son eso, ayudas: no van a conducir por ti.

La tecnología de ayudas a la conducción cada día es más avanzada y sin duda, esto es algo muy positivo para los conductores. Se reduce el número de accidentes y también las cifras de heridos y muertos en carretera. Pero no hay que olvidar que estas ayudas son eso: AYUDAS. Por tanto, exigen la misma atención en carretera… aunque parece que esto último no es así, según afirma la AAA (America Automobile Association).

Esto es algo normal, según la teoría de compensación del riesgo de Wilde: el conductor está dispuesto a asumir un nivel de riesgo constante, por lo que a mayor seguridad, menor es la atención. Pero ¿cómo afectan las principales ayudas a la conducción que encontramos en coches actuales como, por ejemplo, el nuevo Audi A4?

Los coches cada vez están más conectados y reciben más asistencia

El frenado autónomo de emergencia transmite al conductor la sensación de que el coche va a avisarle de una posible colisión y que incluso, frenará para evitarla. Por tanto, los pilotos reducen la distancia de seguridad y se distraen con elementos como la radio o el móvil. Si este sistema incluye detección de peatones, en ciudad se relaja la atención hacia posibles cruces imprudentes.

No permitas que las ayudas a la conducción te relajen al volante

Algo muy parecido ocurre con el control de crucero adaptativo: como el coche es capaz de mantener la distancia de seguridad con el coche de delante, el conductor está menos pendiente de los elementos que hay a su alrededor. Un ejemplo claro es cuando un coche se mete entre nosotros y el que tenemos delante: sin frenar ligeramente para dejarle espacio, es probable que el coche detecte el vehículo y de un frenazo… lo que puede derivar en una colisión por detrás.

Esa atención también se reduce con el sistema de mantenimiento de carril. Al saber que el coche mantendrá el rumbo, esto hace que el conductor tenga más tendencia a conducir con cansancio o somnolencia, lo cual es terriblemente peligroso.

Así funciona el sistema de detección de peatones de Volvo

Con el sistema de cámaras que alertan de tráfico cruzado, los conductores tienden a mirar durante menos tiempo el posible tráfico y a observar menos los retrovisores antes de incorporarse a una vía. También reduce las miradas hacia los espejos con el avisador de ángulo muerto. Total… si el coche avisa si hay un coche demasiado cerca, para qué mirar ¿no?

Además, estas ayudas acomodan al conductor, lo que provoca que sin ellas, este tienda a cometer más errores en un vehículo. A este redactor le ha ocurrido: golpeé un coche aparcando (flojito, eso sí) porque esperaba que las señales acústicas que emiten los vehículos con sensor de aparcamiento me avisaran… y conducía un automóvil que no las incorporaba.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -