• Inicio
  • Coches

Así será el futuro de los deportivos: BMW Vision M Next

Los diseñadores de BMW con este Vision M Next ya piensan en un futuro de coches autónomos y electrificados que siga satisfaciendo a los 'petrolhead'

El BMW Vision M Next es el prototipo para los que quieren conducir y al mismo tiempo, ser conducidos. Un coche para los que disfrutan de la conducción y no solo de las altas calidades que ofrece la marca en sus vehículos. Porque se trata de un coche con asistencia autónoma, pero con el objetivo de que la experiencia de conducción sea más emocionante y pura.

Un coche que anticipa la conducción deportiva del futuro, tal y como afirmó Adrian van Hooydonk, Vicepresidente Senior de BMW. Porque cuenta con dos conceptos de viajar muy diferentes: por un lado, la experiencia EASE, cuando el coche asume todas las tareas de conducción para que los pasajeros se sientan seguros y protegidos.

Por otro lado, encontramos el concepto Boost, que busca ofrecer la experiencia definitiva de conducción activa y comprende varias áreas de innovación, como son la conducción autónoma, la conectividad, la electrificación y los servicios.

Y todo ello, con un diseño que recuerda a los BMW más deportivos. Así es este BMW Vision M Next. Un coche que evoca al pasado y al presente de la marca, porque sus diseñadores se han inspirado en el clásico BMW Turbo y en el futurista BMW i8. Cuenta con puertas de alas de gaviota, aunque se caracteriza, tal y como afirma la marca, en el minimalismo.

Cuenta con un sistema de propulsión híbrido enchufable PHEV, que permite elegir entre tracción a las cuatro ruedas eléctrica o la clásica trasera de BMW… al igual que permite circular con motor de combustión, eléctrico o combinando ambos. Porque potencia no le falta: cuenta con 600 CV totales, lo que le permite tener una velocidad máxima de 300 km/h y un paso de 0 a 100 km/h en apenas 3 segundos.

En modo 100% eléctrico, este BMW Vision M Next cuenta con 100 km de autonomía y además, cuenta con un modo Boost+, que introduce energía extra para aumentar su potencia de forma momentánea.

La deportividad de este prototipo se acentúa gracias a unas llantas de gran tamaño: en el eje delantero, cuenta con unas ruedas de 22 pulgadas mientras que delante, se reducen una pulgada, hasta las 21.

El interior se ha centrado en el conductor. Cuenta con tecnología de reconocimiento facial para que solo su propietario pueda acceder a él. Para abrir las puertas, cuenta con un sensor táctil. Y ahí, en su interior, el minimalismo vuelve a hacer acto de presencia, con formas fluidas, como las de sus asientos.

Además, cuenta con una función llamada Pod Boost, que ocupa un lugar destacado en su interior. Sirve para acceder a todas las funciones de control e información de forma intuitiva, con tres niveles visuales en el propio campo de visión directo del conductor. Como un head-up display, pero con realidad aumentada, por lo que es mucho más avanzado…. Con dos pantallas en el propio volante.

Vamos, que BMW nos muestra el futuro de su marca en un modelo deportivo. Porque de momento, así es como dibujan sus ingenieros los coches que la marca lanzará dentro de unos años. ¿Creéis que veremos coches así o distarán mucho de la realidad?

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -