• Inicio
  • Coches
  • Calculadora
  • Consultorio

Cinco razones por las que te gustará el nuevo Renault ZOE

El Renault ZOE crece en todos los sentidos para ser un coche a tener en cuenta por más gente que nunca. Pero aquí os mostramos lo principal.

Aún estamos en la presentación del Renault ZOE y ya os mostraremos las impresiones que nos ha transmitido esta nueva generación. Pero de momento, sí podemos daros unos cuantos detalles de este coche que nos han resultado muy interesantes. Detalles que nos han contado aquí y que os mostramos a continuación.

El Renault ZOE es un 25% más autónomo

Tranquilos, no queremos decir que el Renault ZOE tenga que pagar tasa de autónomos o IRPF. Significa que ahora, el compacto eléctrico de Renault es capaz de recorrer con una sola carga 395 kilómetros frente a los 284 de la anterior generación. Un crecimiento significativo que, por ejemplo, ya permite a este coche, teóricamente, llegar de Madrid a Valencia con una sola carga… y por supuesto, disfrutar mucho más de entornos urbanos.

Esto se debe a una nueva batería con más celdas, que le permiten tener 52 kWh de capacidad. Esto, para que lo entendáis, es el equivalente a 4.700 baterías de iPhone X, por ejemplo. Eso sí, esto le hace ser 25 kilos más pesado que el Renault ZOE de anterior generación que, por cierto, sigue a la venta.

Un interior muy superior al del Renault ZOE actual

Desde Renault, prometían que el ZOE tendría un interior mucho más cuidado que su anterior generación. Y las promesas, en efecto, eran ciertas. A nivel tecnológico, está al nivel (que es alto) del Renault Clio V (que tendrá versión híbrida, tal y como os contamos). Materiales muy cuidados, una tablet vertical (eso sí, opcional) y una sensación de estar ante un coche de mayor categoría y calidad. Sin duda, es en este aspecto donde observamos un mayor crecimiento.

Mantendrá el sistema actual de alquiler de baterías

Estaba cantado, pero no tenía por qué ser cierto. En Renault aseguran que el 70% de los clientes del Renault ZOE prefieren pagar un menor precio directo por su coche para después abonar mensualidades por la batería. Porque además, esta fórmula cuenta con un mantenimiento que no tendría en caso de adquirirse en propiedad, por lo que de esta manera, uno se garantiza que siempre esté en perfecto estado.

Al mismo tiempo, se podrá adquirir por compra, abonando más dinero por el propio coche. Por tanto, en este aspecto, la vida sigue igual dentro de la casa francesa. No es para menos, viendo que, como os hemos dicho, la mayoría de clientes prefieren la fórmula de alquiler que Renault les propone.

Carga rápida con corriente continua disponible

Esto sí que no estaba disponible en el anterior Renault ZOE. La carga disponible, hasta ahora, tenía que ser alterna. Y los tiempos de carga, en general, mejoran sustancialmente. Desde la firma francesa no dan un número de horas para la carga en un enchufe convencional, también denominado, como os contamos aquí, Schuko. Pero sí nos dicen que la batería se carga al 100% durante la noche, por lo que estimamos que está entre las 8 y las 10 horas.

Por otro lado, sí dan cifras en otro tipo de cargadores. Con un Wallbox, que por lo general son de 7 kW de potencia, el Renault ZOE se puede cargar para hacer 120 km en 2 horas.

Por otro lado, en puntos de carga públicos de 22 kW, ese tiempo se reduce a la mitad. El Renault ZOE tendría su batería lista para hacer 120 km en una hora. Y si optamos por una carga rápida de 50 kW de potencia, en apenas 30 minutos recupera 150 kilómetros de autonomía.

Dos modos de conducción, que modifica la retención

Desde Renault nos cuentan, algo que probaremos durante el día de hoy, que el ZOE tiene dos modos de conducción: el D-Mode y el B-Mode. El primero podríamos decir que es lo que nos encontrábamos hasta ahora, una retención que permitía al coche obtener una carga a través de la regeneración para hacer más kilómetros.

Pero a este modo que ya existía, aunque no con ese nombre, se le añade el B-Mode. Este sistema multiplica por dos la retención, haciendo que necesite la mitad de distancia para pararse casi por completo (al contrario del e-Pedal, aquí no se para del todo, hay que pisar el freno). Aunque la retención y la frenada sea más agresiva, obtienes un premio muy interesante: el doble de regeneración de energía.

A esto hay que sumarle que el coche ahora cuenta con freno de mano eléctrico y además, un holding assist, es decir, que cuando el coche esta parado por completo en, por ejemplo, un semáforo, no es necesario pisar el pedal del freno para que el coche mantenga la posición.

Falta la prueba de conducción, pero ya os lo adelantamos: nos gustó mucho el Renault ZOE anterior y por lo que vemos, esta nueva generación tiene mejoras que hacen crecer y mucho a este coche. Pero eso será en el próximo artículo sobre el compacto eléctrico francés que, por cierto, es el más vendido en España y en Europa.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -