• Inicio
  • Coches
  • Calculadora
  • Consultorio

¿Compensa comprar un coche eléctrico de segunda mano?

La electrificación aún tiene un precio elevado, por lo que comprar un coche eléctrico de segunda mano puede ser una gran opción para disfrutar de este tipo de movilidad

Mucha gente está interesada en comprarse un vehículo eléctrico, aunque su precio, actualmente poco asequible para muchos españoles, hace que su adquisición sea complicada. Por ello, ¿por qué no comprar un coche eléctrico de segunda mano? Aquí te contamos ventajas, desventajas y consejos a la hora de hacerlo.

Ventajas

Si quieres comprarte un vehículo eléctrico de segunda mano, debes tener en cuenta que su depreciación es muy alta: cada año aparecen nuevos modelos, con más autonomía y una tecnología más desarrollada. Es por eso que los eléctricos muy pronto se desactualizan, de ahí que su precio baje en picado con el paso del tiempo. Así que puede ser una gran opción de compra.

Además, en la compra del coche, estás exento de pagar IVA, siempre y cuando sea a un particular. A ello hay que sumarle el ahorro que te supondrá aparcar en las zonas SER que hay repartidas por España.

El mantenimiento es mucho más barato, al no contar con caja de cambios, filtros o correa de distribución. Al tener frenada regenerativa, los discos se desgastan menos, al ser el propio motor y no los discos quienes trabajan para ello. Por tanto, te encontrarás un coche menos desgastado pese a su kilometraje y que te costará menos mantener.

Desventajas

La depreciación es positiva a la hora de comprar, pero es un arma de doble filo. Si eres de los que cambia asiduamente de coche, esa pérdida de valor hará que pierdas dinero desde el momento de la compra. Así que te recomendamos ir al mercado de segunda mano siempre y cuando pienses quedarte el coche durante mucho tiempo.

Por otro lado, las baterías de alquiler, de las que ya os hablamos en EVPro, pueden suponerte un quebradero de cabeza. Primero, porque tendrás que ceñirte a un contrato que ha firmado el anterior propietario. Y segundo: si se adapta a lo que buscas, quizá no sea así para un futuro comprador en el momento que quieras venderlo. Por tanto, te costará mucho más librarte de él.

Aunque ya quedan pocos en el mercado que ofrezcan esta posibilidad, te complicará la vida en una posible venta futura del coche, ya que el contrato debe ceñirse al kilometraje y años que haya firmado el propietario original del coche. Y si agotas el contrato y decides comprar la batería deberás pagarla.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -