• Inicio
  • Coches

Cupra Tavascan: así es el proceso de diseño de un coche eléctrico

El Cupra Tavascan sirve como ejemplo para ver cómo se diseña un coche eléctrico. Desde sus materiales hasta su aspecto, todo es analizado al detalle.

El coche eléctrico ya está aquí. El pasado Salón de Ginebra fue un gran ejemplo de ello. Y el actual Salón de Frankfurt refuerza este planteamiento, con muchos coches eléctricos puestos en liza. Pero, ¿cómo se desarrolla un prototipo de estas características? Cupra y su Tavascan nos muestran todos sus secretos.

Alberto Torrecillas, diseñador de exteriores de CUPRA, nos guía por este proceso tan fundamental para un coche. Para él, lo fundamental es la aerodinámica, “el reto más importante” en la creación de este elemento.

“Todo está esculpido con la intención de generar alma al vehículo. No hay nada que parezca hecho por una máquina, los apéndices nacen como si fueran un músculo que aparece del propio cuerpo y definen los finales del SUV coupe”, afirma Torrecillas, que considera clave mezclar el diseño con la reducción de la resistencia al aire para aumentar la autonomía.

Los materiales escogidos son fundamentales también, ya que la carrocería tiene que compensar el peso extra que implica llevar baterías. En caso del Cupra Tavascan, “todo el concept está producido en fibra de carbono, ya que es el material que queremos utilizar para representar el concepto lightweight”, comenta Torrecillas.

Aligerar peso es clave también en las llantas. Y aunque en el Cupra Tavascan son de 22 pulgadas, pesan poco gracias a que están hechas de cobre y tapas superpuestas de fibra de carbono. Así se canaliza el aire y se refrigeran los frenos para mejorar “la frenada y el ahorro de energía”, asegura este diseñador.

A nivel de diseño, hay dos cambios fundamentales. Por un lado, el frontal, que ya no cuenta con rejilla de ventilación al no contar con motor de combustión. En esto, los diseñadores han tenido que innovar por completo: “Las tomas de aire son todas funcionales: dos canalizan el aire y luego hay un air curtain que dirige ese aire para expulsarlo por el capó”.

Por otro lado, en la parte trasera del vehículo, desaparece el tubo de escape y por tanto, “ayuda a conseguir una simetría perfecta”. Algunos diseñadores optaban por un tubo de escape falso al otro lado o su eliminación para instalarlo hacia abajo y que fuese visible. Ahora este escollo no es necesario.

El interior del Cupra Tavascan, estudiado al milímetro

En el interior del vehículo hay que contar con las baterías, que en el caso del Cupra Tavascan se sitúan bajo el habitáculo. Un espacio que no debe afectar a la habitablidad. “Para maximizar el espacio hemos diseñado un interior con cuatro asientos deportivos en fibra de carbono”, tal y como asegura Marc Franch, diseñador de interiores de Cupra.

La habitabilidad no es solo una realidad, también es una sensación. “La luz ambiental, exclusiva de este concept, hace que parezca que el tablero flote y contrasta con el suelo de neopreno negro”, asegura Frederik Baumann, diseñador de Color&Trim. Para aumentar la luminosidad del interior, Cupra ha optado por “napa blanca tanto en asientos como en la parte superior del tablero flotante”.

Vamos, que crear un coche eléctrico a nivel visual no es nada sencillo y en ello se tienen en cuenta cientas de variantes para que el resultado sea como el que podéis ver en las imágenes.

Te puede interesar...

- Publicidad -