El Audi e-tron conquista la pista ‘Streif’, con un 85% de inclinación

El eléctrico de la firma de los cuatro aros contó con la colaboración de Red Bull y un tren motriz quattro especial.

Publicidad

La pista de esquí Streif’ es una de las más míticas de Austria debido a su impresionante inclinación: un 85%. Está considerada como una de las bajadas más peligrosas del mundo, aunque en este caso, el Audi e-tron ha intentado subirla. Y lo ha logrado, pese a ser prácticamente una pared.

Cierto es que el Audi e-tron contaba con un tren motriz quattro especial, con dos motores eléctricos en el eje trasero y uno en el delantero, que suman en total 503 CV de potencia y un escalofriante par de 8.920 Nm. No solo eso: contó con ruedas de clavos especiales para este reto y con un software modificado para cambiar la entrega del par motor.

Mattias Ekström fue el encargado de lograr este reto

Al volante de este SUV eléctrico no iba ningún novato: Mattias Ekström, bicampeón del DTM, se encargó de aportar su experiencia para escalar la pared, que calificó de “imposible” superar la prueba.

De hecho, parecía tan complicado que Audi añadió elementos de seguridad especiales para evitar cualquier posible incidente: el e-tron contaba con una jaula antivuelco especial y con un asiento de competición con un cinturón de seis puntos de anclaje. Además, el coche contaba con un cable de sujeción. Después de ver el video, ¿os siguen pareciendo aburridos los coches eléctricos? Porque bajo nuestro punto de vista, cada día superan retos más increíbles y divertidos.

Publicidad