• Inicio
  • Coches
  • Calculadora
  • Consultorio

El magistral truco de los coches microhíbridos o mild-hybrid: de ECO, tienen poco

Los coches microhíbridos aprovechan de forma inteligente una normativa redactada con muy poca atención por parte de las instituciones.

Recientemente hemos visto una nueva tendencia en el mercado: la creación de vehículos calificados como mild-hybrid o microhíbridos. Una inteligente forma por parte de las marcas para adecuar de una forma económica sus coches etiqueta C para que estos pasen, automáticamente, a obtener el distintivo ECO.

Pero, ¿por qué consideramos que hay poca ecología en esto? Porque al fin y al cabo, estos coches simplemente cuentan con un pequeño alternador que otorgan entre 1 y 3 caballos de potencia eléctrica. Estos son casi inapreciables y a nivel de emisiones o consumos, tienen muy poca influencia.

Pese a ello, por normativa, ya se consideran híbridos. Esto se debe a que la DGT considera como vehículos ECO aquellos que sean híbridos no enchufables (o híbridos enchufables con menos de 40 kilómetros de autonomía). Es decir, que cuenten con motor eléctrico y de combustión… sin tener en cuenta la cantidad de potencia que otorgue cada uno de ellos.

De ahí que consideremos que de ECO tienen poco en comparación con un coche equivalente de combustión, aunque este sistema de propulsión sea completamente acorde a la norma para obtener la etiqueta. Sin duda, un movimiento muy inteligente por parte de los fabricantes.

Han sabido interpretar la normativa para obtener etiquetas ECO sin invertir una ingente cantidad de dinero. O al menos, no la ingente cantidad de dinero que exige desarrollar un híbrido de cero o un eléctrico. Pensad en fabricar, de inicio, una plataforma preparada para vehículos híbridos. O un propulsor que tenga una gran influencia en cuanto a eficiencia y consumos.

Estos coches sirven para dos cosas: atraer a clientes de grandes ciudades con restricciones que no quieran abandonar la combustión y para arañar unas décimas en cuanto a emisiones de CO2. Recordemos que a partir de este año, la Unión Europea comienza a multar a aquellos fabricantes que superen los 95 g/km de CO2.

Y al combinar este sistema para microhíbridos, en algunos casos, con motorizaciones diésel, este impacto es mayor: los diésel emiten mucho menos CO2 que los gasolina (aunque ocurre lo contrario en el caso de las emisiones NOx) y además, es la única forma de que estas motorizaciones sean premiadas con una etiqueta ECO.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -