• Inicio
  • Coches
  • Calculadora
  • Consultorio

Extremadura quiere ser la próxima Silicon Valley del litio en Europa

Extremadura tiene litio y apuesta por centrar allí no solo su extracción, también su transformación en baterías para el coche eléctrico. Supondría reducir costes de producción y por tanto, reducir el precio final de los vehículos cero emisiones.

Extremadura es una de las regiones más abandonadas de España. Una Comunidad Autónoma donde, desgraciadamente, cada vez salen más profesionales en busca de oportunidades que no encuentran en su tierra de origen. Pero Extremadura es tierra de litio Pero Extremadura es tierra de litio y eso es algo que el Clúster de la Movilidad Eléctrica de Extremadura (AEI CAR-EX) quiere aprovechar para cambiar esa tendencia, apoyándose en el proyecto que Infinity Lithium (Australia) y Sacyr quieren llevar a cabo en Cáceres.

Hemos hablado con Rafael Cuenca, vicepresidente de este Clúster de Extremadura, que considera el litio como “el petróleo del siglo XXI”, en declaraciones a EVPro. Al fin y al cabo, es la materia prima clave de las baterías del coche eléctrico, un negocio que duplica año a año su volumen de ventas. Por tanto, los extremeños cuentan con una oportunidad única no solo para que sus profesionales cualificados se vayan, también para traer talento de otras zonas de España.

Rafael Cuenca, vicepresidente del AEI Car-ex

Para comenzar, Infinity Lithium hará una inversión de 280 millones € para la extracción y transformación del litio en Extremadura para que este material sea utilizable en coches eléctricos. Esto supondrá la contratación de casi 200 personas de forma directa y una cifra estimada de 1000 de forma indirecta. De momento carecen de permisos, pero si todo va bien esperan comenzar las obras en 2021 y estar operativos antes de 2023.

Además, tal y como destaca Rafael Cuenca, Infinity Lithium y Sacyr han creado una empresa filial conjunta (una joint venture que pertenece en un 75% de los australianos, un 25% de los españoles) para que todos los impuestos y la facturación del litio extraído en Extremadura se queden en España . Es decir, que todo lo que genere la planta, no se irá a nivel impositivo a otros países. Esto es “algo digno de destacar, ya que dice mucho de su buena voluntad”, asegura Rafael Cuenca.

Extremadura, por una gigafactoría de baterías para el coche eléctrico

Lo más interesante es el proyecto que la AEI CAR-EX quiere poner en valor “Una oportunidad enorme”, como señala Rafael Cuenca. Porque según nos ha contado, Extremadura quiere tener su propia gigafactoría de baterías. “Es una zona estratégica para Europa”, dice, en cuanto a la fabricación de baterías: tienen el material, la planta de transformación y solo falta “para cerrar el círculo”, una planta de fabricación de baterías.

Según Rafael Cuenca, el Gobierno de España está apostando fuerte por este proyecto, ya que puede ser un elemento clave para democratizar el coche eléctrico. “Según mis cálculos, que no son oficiales, el 50% del coste de las baterías se va en transporte”, asegura. Porque Europa apenas tiene plantas y esto produce que la extracción, transformación y fabricación se haga en hasta tres o cuatro lugares diferentes.

De esta manera, los fabricantes de coches podrían reducir sus costes de fabricación y por tanto, abaratar el precio final de los coches eléctricos que, hoy en día, aún resultan prohibitivos para una gran parte de la población. Quizá Extremadura sea la piedra filosofal que tanto reclaman las marcas.

Además, serviría para que Europa consiguiese una posición de fortaleza frente a Asia, que hoy por hoy es el gran dominador en cuanto a fabricación de baterías. Y depender de Asia, más en concreto de China, no es algo que haga demasiada gracia a los dirigentes europeos, como han dicho en más de una ocasión.

Otro de los motivos por los que Extremadura sería un emplazamiento interesante, ya a nivel nacional, es que ayudaría a que las marcas de coches sigan fabricando sus vehículos en España. “Si las baterías se fabricasen en otro país, los fabricantes de coches podrían plantearse marcharse para abaratar los costes del transporte”, asegura el vicepresidente de AEI CAR-EX. De esta manera, tendrían un motivo más para apostar por España a la hora de fabricar el vehículo eléctrico.

Una extracción con rechazo social

Ahora mismo, a poco más de un kilómetro de Cáceres, estaría la extracción de esta materia prima. En concreto, en la Sierra de la Mosca. Un hecho que está teniendo rechazo social en la ciudad, debido a que cerca de ella está la Ermita de la Virgen de la Montaña, que es una zona de recreo para los habitantes de la ciudad y además, la extracción se realiza cerca de algunas residencias. De ahí que algunas organizaciones ecologistas hayan puesto en grito en el cielo.

“Esta extracción puede traer riqueza a Extremadura y en concreto a Cáceres. Además, pedimos que toodo el proceso se realice con el máximo respeto hacia sus habitantes. Es cierto que choca, ya que la extracción se realiza creando un cráter a cielo abierto. Pero no es una zona de especial protección”, aseguró Rafael Cuenca.

Según el vicepresidente de AEI Car-EX, el problema es que no se ha comunicado bien los beneficios de esta extracción, mientras que sus detractores sí han sabido mostrar los inconvenientes. Esto es algo en lo que se ha mejorado, contando a los distintos grupos políticos por qué la extracción y transformación de litio no solo es seguro, también es beneficioso para Cáceres a nivel económico.

Extremadura apuesta por la electromovilidad

Ahora mismo, Extremadura es la sexta comunidad autónoma más avanzada en cuanto a electromovilidad, según ANFAC. Y tal y como nos cuenta Rafael, la Comunidad Autónoma escalará nuevos puestos este año debido al programa de ayudas independiente al Gobierno central (además del plan impulsado a nivel nacional) que ha puesto en marcha la Junta de Extremadura.

De hecho, la propia diputación de Badajoz ha creado su Plan Movem y ha entregado un coche eléctrico por Ayuntamiento para difundir este tipo de movilidad. En algunos pueblos, como Valdecaballeros, es la Policía Local quien lo utiliza (en concreto, un Nissan Leaf). En otros, se utiliza para la jardinería, para el desplazamiento de mayores…

Un dato sorprendente de esta puesta en firme por parte de Extremadura es que Badajoz es la ciudad con más autobuses eléctricos por habitante de todo Europa. Cifras que demuestran que, efectivamente, la Comunidad Autónoma quiere tener un papel protagonista en electromovilidad. “Ya somos un referente para otras zonas de la España vaciada”, asegura Rafael Cuenca.

Porque el plan que Extremadura está madurando implica poner puntos de carga por todos los pueblos y ciudades de esta área geográfica, no solo en los corredores principales. “La idea es que nadie tenga miedo de no llegar a su destino cuando hay un recorrido entre varios pueblos o ciudades”, nos cuenta el vicepresidente de AEI CAR-EX. En concreto, el Gobierno extremeño quiere que haya un máximo de 50 kilómetros entre un punto de carga y otro.

Por tanto, Extremadura se hace fuerte en España en cuanto a electromovilidad. Tiene un plan, un gobierno decidido a apoyarlo y iniciativas privadas interesantes. ¿Puede convertirse Extremadura en la capital del litio y de los coches eléctricos en Europa? No lo sabemos con certeza, pero sin duda, el planteamiento y la disposición nos hace pensar que tiene muchas papeletas.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -