• Inicio
  • Coches
  • Calculadora
  • Consultorio

La huella de carbono, asignatura pendiente del vehículo eléctrico

Los eléctricos han logrado reducir a cero sus emisiones, pero no son 100% limpios. Su presencia deja un rastro medioambiental que, con tiempo, puede dejar de existir.

Cero emisiones, energía limpia,… estos términos son cada vez más comunes en conversaciones cotidianas sobre el coche eléctrico, pero el término ‘huella de carbono’ parece pasar desapercibido. Y no debería ser así, ya que lograr que esta sea neutra es fundamental para hacer 100% sostenible el futuro del coche eléctrico.

Pero, ¿qué es? Se trata del CO2 que genera un vehículo de forma directa (emisiones durante su uso) pero también de forma indirecta. A la hora de examinar la huella de carbono, se valora también cómo es la fabricación del vehículo, su repostaje o incluso, el tipo de energía que alimenta a la línea de montaje del propio coche. Por eso, el objetivo es que el resultado sea sea neutro, es decir, que las emisiones de CO2 equivalgan a cero.

El Volkswagen ID.3 será el primero en tener una huella de carbono neutra

Algunas marcas como Volkswagen han empezado a hablar sobre este tema tras anunciar su Volkswagen ID.3, el primer coche exclusivamente eléctrico de la marca. Su fabricación será completamente limpia, usando energías renovables para toda la cadena de montaje. De hecho, si el usuario carga su vehículo con energía procedente de fuentes ´limpias’, la huella de carbono sería, según Volkswagen, neutra durante toda su vida útil.

Este coche ya ha comenzado a fabricarse y todo aquello relacionado con su producción está enfocado en conseguir el objetivo de la huella de carbono neutra. Vamos, que en el caso de conseguirlo, podríamos decir que el nuevo Volkswagen ID.3 y todos los que vengan tras él no tendrán un impacto medioambiental de ninguna clase.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -