• Inicio
  • Coches
  • Calculadora
  • Consultorio

¿Fuego en un coche eléctrico? Te contamos cómo y por qué se produce

El coche eléctrico cuenta con baterías de ion-litio que pueden arder y provocar un fuego, aunque es muy complicado que ocurra. Os explicamos cómo.

Pueden arder. Lo vimos hace meses en el incendio del paddock en Jerez de MotoE, que calcinó las 18 motos del campeonato mientras cargaban sus baterías. Ahí y en otros momentos surgieron nuevas dudas sobre el vehículo eléctrico y su posibilidad de acabar “echando fuego”. Por eso, resolvemos todas tus cuestiones sobre los riesgos de incendio que existen en un coche eléctrico.

¿Cuándo arde un vehículo eléctrico?

Para explicar esto, es necesario conocer el funcionamiento de una batería de un vehículo eléctrico. La mayoría utilizan baterías de iones de litio, que están compuestas por pequeñas celdas individuales. Cada una de ellas cuenta con tres elementos indispensables: dos electrodos (cátodo y ánodo) y sal de litio, un líquido muy conductor (electrolito).

Así ardió un Tesla Model S en Austria

Con la batería cargada, el circuito está inactivo (abierto) hasta que se conecta al motor mediante el arranque. En ese instante, el circuito eléctrico se cierra y comienza a fluir la energía. Gracias a la sal de litio, las partículas ionizadas circulan a gran velocidad entre el cátodo y el ánodo para enviar la energía al motor.  Un proceso que se invierte cuando el coche se conecta a un punto de carga: esas partículas circulan en el sentido opuesto para recargar la batería.

En caso de accidente, la batería puede sufrir golpes o deformaciones que desencadenen un cortocircuito: ánodo y cátodo se ven afectados por el impacto. Esto no debería suceder, ya que las baterías están ubicadas debajo del habitáculo,la zona más segura del coche. Además, llevan una protección especial para evitar golpes o cortes. Pese a ello, si el accidente es muy grave, la batería puede recibir daños.

El embalamiento térmico se alimenta del calor de la batería para generar más calor sin cesar

Esto produce que los electrodos dejen de funcionar adecuadamente o que, directamente, desaparezcan. A consecuencia de ello, se desencadena una nueva reacción química: la sal de litio comienza a liberar oxígeno, dióxido de carbono y gases nocivos a una temperatura muy alta… lo que produce que la batería aumente de forma frenética su temperatura. 

A esto se le llama embalamiento térmico, una reacción química que libera calor y al mismo tiempo, se retroalimenta de él, haciendo que la temperatura aumente sin límite hasta generar, en la mayoría de casos, en incendio.

Sabiendo esto, ¿hay más posibilidades de incendio que en un coche tradicional?

Rotundamente no. Que un coche acabe ardiendo en parado es imposible. Y es raro que suceda durante el proceso de carga si batería y cargador están en buen estado

Las posibilidades aumentan, tanto en vehículos eléctricos como de combustión, en caso de accidente. Aunque las partes del coche más susceptibles de acabar ardiendo son las más protegidas en ambos casos, por lo que las probabilidades son muy bajas.

¿El fuego de un coche eléctrico se apaga de una forma especial?

En teoría, no. Podrás apagar el fuego de tu coche eléctrico con agua, como todo incendio. En la práctica, hay ejemplos en los que se comprobó que no vale con vaciar un camión de bomberossobre el coche para sofocar las llamas. Es el caso del Tesla Model X que se estrelló en una autopista de California hace un año. 

Tras un accidente aparatoso, con otros dos coches implicados, el Tesla Model X comenzó a arder y fue necesario cortar la autopista durante horaspara apagar el fuego y eliminar toda clase de riesgo. Se utilizó mucha más agua que en un coche de combustión (cuyo incendio se extingue en minutos) y según indican algunos medios, hasta cinco días después, algunas celdas comenzaron a arder por el proceso químico que os explicamos unas líneas más arriba.

Este Tesla Model X se estrelló y acabó en incendio

De ahí que Tesla recomiende usar una cámara térmica donde introducir el coche si es posible, aunque si no es posible esto, la firma recomienda dejar el coche eléctrico en observación durante 48 horas para asegurar que las baterías se han enfriado totalmente y no van a ocasionar un nuevo fuego.

Los que sí deben llevar un equipamiento especial son los propios bomberos que se encarguen de sofocar el fuego, ya que cuando un coche eléctrico arde, salen muchos componentes químicos a muy alta temperatura. Estos pueden explotar, pero ese no es el único riesgo: son nocivos para la salud, así que lo ideal es utilizar una máscara de gas con respiración asistidapara evitar inhalarlos.

Además, para asegurar que el circuito eléctrico está abierto -ya os hemos explicado la diferencia entre abierto y cerrado más arriba- los coches eléctricos cuentan con puntos de corte para evitar que la energía siga fluyendo por el circuito. Estos vehículos abren su circuito de forma automática en caso de impacto (si los airbags saltan, si los cinturones son tirados con excesiva fuerza,…), pero estos sistemas pueden fallar, así que lo ideal es llevar a cabo esta operación.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -