• Inicio
  • Coches
  • Calculadora
  • Consultorio

Primera prueba del nuevo Renault ZOE: el eléctrico francés alcanza la madurez

Hemos estado en Cerdeña probando el nuevo Renault ZOE y nos ha gustado mucho: crece en autonomía, potencia, acabados y comportamiento. ¡Se nos ha hecho mayor!

El nuevo Renault ZOE ya está aquí. Bueno, casi, porque en noviembre comenzará el periodo de pedidos y en enero serán las primeras entregas. Pero ya lo hemos podido probar y lo cierto es que las sensaciones que nos ha ofrecido son magníficas. Ya os contamos los cinco puntos que, para nosotros, son los clave sobre este coche. Pero ahora viene lo importante: ¿Cómo va dinámicamente? ¿Cómo es? ¡Vamos con ello!

Exterior

Al igual que con el Renault Clio, desde la firma francesa destacan que el diseño ha sido uno de los puntos principales de compra. Y además, las ventas indican que este año el ZOE se venderá un 50% más respecto a 2018. Por tanto, los diseñadores han decidido añadir más detalles pero mantener una línea continuista.

Vemos cambios en los faros antiniebla delanteros, más maduros y elaborados a nivel de diseño. Los faros delanteros, desde el nuevo Renault ZOE más básico, cuentan con iluminación LED. Pero no es la única novedad de la parte delantera de este coche: la calandra y sus cromados, son nuevos. El logo de Renault crece unos centímetros. Y cuenta con unas entradas de aire que potencian su presencia y al mismo tiempo, mejoran la aerodinámica. Y detrás, a las nuevas formas de los pilotos hay que añadir unos intermitentes LED dinámicos.

Por lo demás, pocos cambios, porque como os decimos, la línea seguida por Renault es continuista. Aunque sí me gustaría decir que el Azul Celadon de las fotos, en persona, es espectacular. Al igual que con el naranja Valencia del nuevo Clio o con aquel rojo de la generación anterior, Renault acierta de pleno en la elección de su nueva tonalidad. Veréis muchos coches así por la calle, sin duda.

Interior

Aquí es donde vemos una mayor madurez. El anterior Renault ZOE era más espartano, pero el nuevo está a la altura de sus hermanos de combustión. No podemos dejar de pensar en el Renault Clio. El climatizador, muy visual, es idéntico, así como la pantalla de 8 pulgadas en forma de tablet, que al situarse de forma vertical, permite visualizar el navegador con una facilidad pasmosa.

Hay que destacar que la tapicería, en la versión que pudimos probar, dentro del equipamiento Intense, combinaba el cuero con materiales 100% reciclados de cinturones de seguridad y otros elementos de coches ya en desuso. Y no, no tiene un tacto extraño. Al revés, su tonalidad grisácea y su tacto son muy agradables. Con ello, la firma francesa quiere que su nuevo Renault ZOE sea más neutro en carbono que nunca. A ello se suma materiales tipo ‘soft’, que aumentan la sensación de calidad percibida. El plástico duro, aunque tiene presencia, es mucho menor.

El espacio interior es idéntico. Muy amplio para el compacto tamaño del vehículo. Al contar con una gran distancia entre el suelo y el techo del vehículo, hasta las personas más altas irán cómodas en el coche. Y en cuanto al hueco para las piernas, encontramos un espacio notable. Con una persona de 1.85 en la parte delantera, otra de la misma altura detrás va muy cómodo. Las ventajas de los eléctricos y su sencillez mecánica: permiten que la habitabilidad crezca mucho.

El volante multifunción es bastante cómodo e intuitivo. Sirve para manejar la pantalla que sustituye al cuadro de mandos. Que el Renault ZOE cuente con una pantalla en esta posición no es algo novedoso. Pero sí lo es cómo ha crecido. La nueva es de 10 pulgadas, por lo que ofrece la información mejor distribuida. Como os decimos, en el interior es donde el ZOE crece más. Y su nuevo E-shifter, al no ir conectado a una caja de cambios (los eléctricos no tienen), permite incluir debajo de él un cargador de inducción para smartphones.

Pero, ¿qué sensaciones ofrece? Un confort elevado, unos asientos que realmente te sujetan bien y un maletero muy accesible. Cuenta con una boca de entrada amplia y el suelo del maletero se encuentra a una altura ideal para situar objetos en su interior… Algo que ya tenía la generación que aún sigue viva. Los litros del nuevo ZOE también son iguales que su anterior generación, 338 litros.

Motor y autonomía: más y mejor por parte del nuevo Renault ZOE

El nuevo Renault ZOE cuenta con un nuevo propulsor de 100 kW (135 CV) y 245 Nm. Y sí, señores, este sí corre. Este no corta a cierta velocidad. Este sí llega con comodidad total a los 120 km/h (y sigue empujando si le dejamos) sin necesidad de pisar el ‘kick-down’ o desactivar el modo ECO. Vamos, que es un coche pensado para protagonizar su propia versión de ‘La Gran Evasión’. Solo que no escapa de una prisión, lo hace de la ciudad y su periferia.

Un aumento de potencia completamente lógico, ya que ahora cuenta, gracias al crecimiento de su batería (cuenta con la equivalencia a 4.700 baterías de iPhone X), con un total de 395 kilómetros de autonomía frente a los 300 del anterior. Esto se debe a una batería de 52 kWh que, tras la prueba, tuvimos la sensación de que las cifras oficiales son 100% reales… y estirables a más.

Hicimos un consumo muy sensato de 12,3 kWh durante la primera parte de la prueba. Era un tramo montañoso, de carretera. Y nos dio la sensación de que esa autonomía se podía estirar más de lo que lo hicimos. Con una conducción eficiente y un buen uso de la regeneración, se puede llegar más lejos. ¿Por qué decimos esto? Porque recorrimos 140 kilómetros y nos quedaba un 70% de la batería disponible.

Cierto es que en la segunda etapa no fuimos tan complacientes con el Renault ZOE. Le exigimos en cada curva y por tanto, las aceleraciones y frenadas fueron más bruscas, algo que por un lado gasta más energía en la aceleración y por otro, castiga la regeneración –para regenerar, lo ideal son frenadas constantes y largas para que acumule energía-. Subimos el consumo a 15,5 kWh… Y tras otros 90 kilómetros (230 kilómetros totales), nos sobraban 115 kilómetros de autonomía.

Si hacemos la suma, a este ritmo tan alto, el Renault ZOE nos permitiría hacer 345 kilómetros. Por lo que entendemos que, con una conducción menos exigente y con el modo ECO activado (probamos las prestaciones sin este modo activado), los 385 son alcanzables e incluso sobrepasables.

Este punto también hay que mencionarlo. El coche con el modo ECO va algo capado para priorizar el consumo por encima de las prestaciones. Pero no es como antes, que a los 100 km/h cortaba y había que pisar el ‘kick down’ (que desactiva el modo ECO) para alcanzar los 120 km/h. Ahora, es posible ir a cualquier velocidad legal con este modo activado. Eso sí, la aceleración es mucho más impresionante con el modo ECO desactivado. Para nosotros, en carreteras de doble sentido, quitarlo es ideal para, por ejemplo, hacer adelantamientos con ese extra de aceleración.

Comportamiento del nuevo Renault ZOE

El nuevo Renault ZOE no es un deportivo, pero su comportamiento dinámico es notable. Es cierto, tiene un mayor peso que un coche de combustión y esto provoca que lastre cierto peso cuando enlazamos curvas diferentes. Y también pesa 45 kg más que el anterior: 25 kg extra por la batería nueva, que tiene más celdas y 20 kg por los refuerzos que tiene para soportar velocidades mayores y más sostenidas.

Debido a esto, le cuesta un poco hacer cambios de dirección. Pero es algo que compensa gracias a sus baterías, situadas bajo el suelo del habitáculo, lo que le permite tener un centro de gravedad muy bajo. Esto es algo muy positivo, ya que le permite ir muy pegado al suelo y tener un balanceo muy reducido.

Por otro lado, el tacto de la dirección es ‘made in Renault’. ¿Qué significa esto? Que es muy asistido, algo que no es ni bueno ni malo, es cuestión de adaptación. Eso sí, hay que pensar que este coche está concebido, de forma principal, para conducir por ciudad. Y ahí, la velocidad de movimientos y el ángulo de giro de las ruedas es clave. En este aspecto nos ha gustado mucho. Conducir por zonas urbanas con este nuevo Renault ZOE es una auténtica gozada.

Por otro lado, la regeneración ahora se puede alterar con dos modos de conducción: el D-Mode y el B-Mode. Esto solo afecta a la retención que hace el coche al soltar el acelerador. Con el D-Mode, actúa exactamente igual que el anterior ZOE: un freno motor que disminuye la velocidad y hace que la energía generada por las ruedas pase a guardarse en la batería. Pero el B-Mode, duplica este efecto. Al soltar el acelerador, la frenada es doble, así como su regeneración de energía.

Recarga de energía

La gran novedad del nuevo Renault ZOE es que ahora es un coche ‘ACDC’: puede recargarse a través de un punto de carga de corriente directa y también mediante corriente alterna. De este modo, es capaz de recibir mayor potencia de carga y recuperar autonomía con más velocidad.

A través de un Schuko de 2,7 kW o 3,7 kW (en función de los amperios contratados), el coche tarda en cargar unas 16 horas. Pero si instalamos un Wallbox de 7 kW, el tiempo de carga se reduce a 9 horas, es decir, que mientras uno duerme, puede dejar su coche listo para el día siguiente.

En el caso de contar con un cargador de 11 kW como los que se sitúan en centros comerciales, el nuevo Renault ZOE recupera 120 km en dos horas… un tiempo que se reduce a la mitad si se utiliza un cargador de 22 kW.

En el caso de usar un cargador de corriente continua con 50 kW de potencia, recupera 150 km en media hora. Es decir, que ahora, el Renault ZOE, con una parada para tomar café, puede llegar a muchos puntos de España que antes eran inalcanzables.

Conclusión: el nuevo Renault ZOE es mucho mejor que el anterior

El anterior Renault ZOE lo tuvimos hace poco tiempo, por lo que nos ha sido realmente fácil ver el gran crecimiento de su nueva versión. Para nosotros, el interior es lo que más crece y donde más mejora. Pero a nivel de potencia y autonomía, ya es un coche eléctrico con muchas más posibilidades. A nivel exterior, te puede gustar más o menos, pero es un hecho que a nivel estético es un coche que funciona (es el más vendido en Europa).

 Y en cuanto a su comportamiento, el nuevo Renault ZOE te permite disfrutar fuera de la ciudad gracias a un rendimiento muy dinámico, aunque le lastre el peso… y en ciudad, su hábitat natural, resulta muy cómodo de conducir. Vamos, que a falta de precios, nos parece una compra muy recomendable y una gran apuesta por parte de Renault.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -