• Inicio
  • Coches
  • Calculadora
  • Consultorio

Probamos el Renault Clio 2020, que será el primer híbrido de la marca

El nuevo Renault Clio presume de heredar la tecnología del Renault ZOE para su versión híbrida: tendrá una gran autonomía y una retención nunca vista.

Más pasional, revolucionario y conservador al mismo tiempo y sensación de que estamos ante un coche que crece en todos los sentidos. El Renault Clio 2020 nos ha dejado unas grandes sensaciones tras haberlo probado en sus versiones gasolina y diésel. Un coche que tendrá una versión híbrida en el primer cuatrimestre del año que viene.

¿Qué nos pareció? Os lo contamos, pero ya os adelantamos una cosa: nos ha gustado mucho. Por algo, el Director de Comunicación de Renault España, Jesús Presa, se atrevió a asegurar en una entrevista con EVPro que “será el mejor híbrido de su segmento”.

Lo más llamativo, al menos para mí, es que Renault ha recorrido el camino al revés que el resto: para crear su primer híbrido, ha utilizado el ‘know how’ obtenido a la hora de fabricar un coche eléctrico, cuando lo normal es hacer un eléctrico tras haber comercializado un híbrido. En este caso, hablamos del Renault ZOE, del que ha heredado mucha tecnología. Hasta el punto de que la firma francesa promete que el 80% de los recorridos urbanos se podrán recorrer en modo 100% eléctrico pese a no ser enchufable.

Esto se debe a que Renault ha creado un sistema de retención que bebe directamente del e-Pedal del Nissan Leaf. Ya sabéis que la firma francesa cuenta con una alianza con los japoneses, lo que les permite intercambiar tecnología. Evidentemente, aunque cuenta con modificaciones (no es un coche eléctrico), tiene una retención propia de un eléctrico para regenerar mucha energía en tramos urbanos.

Está compuesto por un motor 100% eléctrico de 35 CV que se sitúa en la parte trasera del vehículo y un pequeño propulsor en la parte delantera, junto a la caja de cambios, que sirve como apoyo en la arrancada. Todo ello, en combinación con un propulsor de gasolina tradicional 1.6 heredado también de la alianza con Nissan, que está pensado, específicamente, para trabajar como híbrido.

Esto lo han logrado gracias a la nueva plataforma CMF-B, pensada para instalar todas las ayudas a la conducción ya existentes y que vendrán. Además, en ella se pueden instalar todo tipo de propulsores: desde los gasolina y diésel que probamos hasta este Renault Clio E-Tech.

Un diseño exterior que evoluciona para seguir cosechando el éxito de la anterior generación

La marca francesa ha decidido evolucionar su coche a nivel estético y no llevar a cabo una revolución absoluta. Estamos ante un Renault Clio V cuyo aspecto se parece mucho al que lució en su cuarta generación… aunque todas sus piezas son completamente nuevas. ¿El motivo? Que el Renault Clio ha incumplido (para bien) todas las leyes del ciclo de vida de un coche.

El Renault Clio se ha vendido más al final de su vida (365.000 unidades en Europa) que al principio (275.000)… cuando lo normal es que las ventas tengan forma de campana. Es decir, un crecimiento progresivo hasta la madurez del coche y un descenso progresivo que confirma el fin de su vida. Aquí no ha sido así, ya que el Renault Clio ha aumentado sus ventas año a año sin parar. Y la estética, según afirma la marca, ha sido clave en esto. El primer motivo que han dado los clientes para comprar este coche era la estética por encima de otros valores como sus prestaciones o precio. Y por eso, observamos pocos cambios a nivel visual.

Repetimos: todas las piezas de este Renault Clio son nuevas. Y ahora, cuenta con unos bajos cubiertos por un faldón plano, que mejora así la circulación del aire. De esta manera, mejora su coeficiente aerodinámico… también gracias a sus 20 kilogramos menos o a su capó, ahora hecho, al 100%, en aluminio.

Además, cuenta con faros OLED de serie desde su versión de acceso que ahora sí siguen la línea estética que tiene la marca, con una media luna muy característica. ¿El objetivo de esto? Según su diseñador, Laurens van den Accker, la idea es que todo Renault que pase por la calle, incluso por la noche, sea fácilmente identificable.

Más pequeño, pero más habitable: el Renault Clio optimiza el espacio

Aunque el nuevo Renault Clio sea muy parecido al anterior, es un coche más corto. En concreto, 18 milímetros. Pese a ello, crece en habitabilidad gracias a un espacio mejor aprovechado, con un salpicadero más corto y un volante más cerca que nunca del parabrisas. Es lo que tiene el downsizing: con un motor más pequeño, todos los elementos del interior se pueden “estirar” hacia delante.

Es precisamente en el diseño interior donde Renault ha decidido revolucionar su Clio. Un proceso muy positivo, ya que el coche cuenta con una calidad percibida mucho mayor. Ahora, todos los materiales son blandos en sustitución de muchos plásticos duros. Y la tela de los asientos mejora mucho su tacto.

En la versión más económica (parte de los 15.500 euros), con un motor DCi de 85 CV, ya encontramos un gran crecimiento. Los asientos son más cómodos y abrazan más que antes, aumentando la sensación de estar anclados en el asiento. El volante ahora tiene mandos multifunción muy útiles. Y cuenta con cargador inductivo para el teléfono justo delante de la palanca de cambios. No es el único compartimento portaobjetos del coche: en total, cuenta con 26 litros de capacidad repartidos por el habitáculo.

La pantalla, aunque más pequeña de la gama, es lo suficientemente grande como para ver todos los detalles necesarios y manejarlos de forma intuitiva. Algo que mejora en las versiones superiores, con una pantalla tipo tablet que es una auténtica maravilla en todos los sentidos. Hace años, el sistema multimedia de Renault no era muy de mi agrado… y el salto en los últimos tiempos es gigantesco.

El maletero aumenta su capacidad hasta los 340 litros de capacidad, lo que le convierte en el coche líder del segmento en este aspecto. Vamos, que el Renault Clio ya no es el cochecito de ciudad que era cuando sucedió al Renault 5. Ahora es un vehículo ideal para una familia pequeña.

Crecimiento tecnológico sin precedentes

Renault presumió en la rueda de prensa de haber introducido de forma inédita, a lo largo de la historia del Renault Clio, tecnología propia de segmentos superiores… algo que el resto de marcas terminaron adoptando. Y este Renault Clio, que cuenta con la tablet más grande del segmento -de hecho, la anterior generación fue el primer coche del segmento en incluir esta tecnología- permite utilizar a través de ella muchas cosas.

Por ejemplo, el Multisense 2.0. Esto permite al conductor cambiar el modo de conducción entre uno normal, otro ECO y uno Sport. Y se nota el paso de uno a otro. La respuesta del motor, el del cambio automático, la dirección asistida y el control dinámico del chasis cambian. Además, mejora el paso por curva mediante un frenado selectivo. Entendemos que en el modelo híbrido, habrá que sumar a la ecuación la gestión de la electricidad.

Por ello, entendemos que habrá un modo 100% EV, que tan solo utilice el modo eléctrico y tenga una limitación de velocidad además de las ya existentes. Aunque en este caso, el modo ECO priorizará el uso eléctrico, el normal será equilibrado y el Sport explotará las virtudes del coche sin tener en cuenta el ahorro energético y la retención.

Precios Renault Clio 2020

Como ya os hemos dicho, ya está a la venta y su versión de acceso parte de los 15.500 euros (sin descuentos), pero eso es algo que cambiará dentro de poco. Porque llegará un nuevo Renault Clio de acceso del que aún desconocemos su precio, pero tendrá el acabado Life (inédito hasta la fecha) y un motor gasolina de 75 caballos. ¿Y el híbrido? No sabemos aún su precio… pero será público muy pronto.

LIFEINTENSZENR.S. LINE
GASOLINAdesconocidodesc.
SCe 7515.60017.00018.700
TCe 10019.70021.400
TCe 130 EDC
DIESEL
Blue dCi 8517.30018.700
Blue dCi 11519.600

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -