• Inicio
  • Coches
  • Calculadora
  • Consultorio

¿Puede tu híbrido enchufable perder la etiqueta 0 emisiones?

La entrada del ciclo WLTP ha hecho temblar a los usuarios con coches que han pasado, en teoría, de poseer la etiqueta 0 a la ECO

La entrada en vigor del ciclo WLTP ha supuesto un quebradero de cabeza para las marcas, ya que al ser un examen más duro que el NEDC, algún híbrido enchufable que tenía la etiqueta 0 tuvieron que cambiar algunos de sus componentes para no ‘descender’ a la categoría ECO.

¿Esto por qué? Porque homologaban autonomías superiores a los 40 kilómetros, un requisito indispensable para obtener el certificado 0 emisiones. Con el ciclo WLTP, todos los coches redujeron su autonomía.

¿Esto significa que tu coche con su flamante etiqueta Cero Emisiones puede perder privilegios? Nunca, en ningún caso. La asignación de adhesivos, una vez hecha, no puede cambiar de forma retroactiva. Por eso, aunque tu coche ‘oficiosamente’ sea ECO y no Cero Emisiones, mantendrá sus ventajas.

El Mitsubishi Outlander PHEV fue uno de los coches afectados por el paso de NEDC a WLTP

Por tanto, solo afecta a coches que salgan a partir de ahora de concesionario. Aunque os adelantamos que las marcas se han esforzado en mantener sus privilegios en forma de etiquetas mediante modificaciones en sus coches para superar el examen WLTP.

¿Por qué el híbrido enchufable salió beneficiado por el ciclo NEDC a nivel de etiquetas?

El ciclo NEDC era una prueba muy corta, de 20 minutos de duración y con unos niveles de exigencia inferiores al WLTP. Además, los híbridos enchufables hacían esta prueba con la batería cargada al 100%, por lo que tan solo al final del examen necesitaban usar su motor de combustión. De ahí que arrojasen consumos por debajo de los dos litros y autonomías más altas que con el ciclo WLTP.

Con este nuevo examen, los rodajes urbanos se han reducido de un 37% a un 13%… y precisamente ahí es donde los híbridos enchufables salían beneficiados, ya que la batería eléctrica en zonas urbanas ejerce menos esfuerzos que en extraurbano. Y no solo eso: la prueba es más larga, de 11 kilómetros a 23,25, lo que se traduce en que el híbrido enchufable ahora recorre más tramos con el motor de combustión, reduciendo su autonomía y aumentando sus cifras de consumo.

la solución ha sido colocar baterías con más kwh

Ahora, con una prueba mucho más cercana a la realidad, las cifras oficiales cambian… y los coches que superaban la barrera de los 40 km de autonomía, quedaron por debajo. De ahí que algunos modelos, como el Mitsubishi Outlander PHEV, hayan optado por instalar baterías con más kWh y mejorar así su autonomía.

Por tanto, los híbridos enchufables han pasado de ser los niños bonitos de los ciclos de homologación a los más castigados… Y todo, por seguir utilizando un sistema de homologación más propio de la década de los ochenta.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -