• Inicio
  • Coches
  • Calculadora
  • Consultorio

Un híbrido enchufable quizá no es tan buena idea como piensas

Si no cumples una serie de características, no aprovecharás al 100% sus capacidad de ahorrarte dinero de combustible

Etiqueta 0, ayudas fiscales y consumos, en teoría, bajísimos. El híbrido enchufable, contado así, parece el coche ideal para nuestros tiempos. La electrificación y la combustión se dan la mano para generar un coche con alta autonomía y bajo consumo: una combinación que los eléctricos aún no consiguen.

Pero, ¿es buena idea comprarte este tipo de coche? Sí, si cumples una serie de requisitos muy específicos. Porque esos consumos inferiores a dos litros que homologan muchos de estos coches son, directamente, un disparate absoluto.

coches muy interesantes para ciudad, pero no si viajas mucho

El ciclo NEDC, que evalúa la autonomía de estos coches, se hace en modo 100% eléctrico hasta casi el final debido a la duración del test, por lo cual, arroja unos resultados tan milagrosos. Salvo los últimos lanzamientos, la mayoría de los híbridos enchufables están examinados bajo este examen.

Primero, debes tener un punto de carga para poder enchufarlo a diario: su autonomía eléctrica es muy baja, por lo que es muy probable que agotes toda la energía en el habitual trayecto casa-trabajo-casa. Y ahí, cuando entra la gasolina, empieza el derroche: las baterías de estos coches son pesadas, por lo que gastan más gasolina que su equivalente de combustión.

Un Peugeot 508 con tecnología híbrida enchufable

El lastre de las baterías no es el único impedimento: el motor de combustión, cuando las baterías se encuentran sin carga, hace un sobreesfuerzo para generar energía eléctrica, lo que aumenta en unas décimas el consumo. Por tanto, el híbrido enchufable es tu coche ideal siempre y cuando aproveches al 100% su capacidad eléctrica.

Por ello, el híbrido enchufable es interesante si puedes mantenerlo con carga eléctrica la mayor parte del tiempo, ya que no enchufarlo puede transformar el ahorro en un auténtico agujero en tu bolsillo. Porque es cierto que es la solución intermedia ideal: haciéndolo así, puedes hacer largas distancias y además, moverte por ciudad sin contaminar.

¿Merece la pena un híbrido enchufable?

Indudablemente sí. Son coches tecnológicos, sin limitaciones kilométricas y que te permitirán ahorrar a nivel fiscal y, por ejemplo, en zonas con parquímetro. Perfecto si lo que quieres es entrar a la ciudad y aprovechar al máximo la pegatina 0 emisiones (que la mayoría tienen), pero al mismo tiempo hacer una escapada sin miedo a quedarte tirado.

Aunque por otro lado, el crecimiento de la autonomía de los coches eléctricos es frenético. Como ya pasara con los ordenadores hace unos años – que al comprarte uno ya sacaban otro mejor en pocos meses-, la tecnología del automóvil está avanzando más rápido que nunca.

muchos híbridos enchufables actuales tienen etiqueta 0

Es por eso que los híbridos enchufables, en unos años, serán coches muy poco eficientes: los eléctricos tendrán autonomía suficiente para llevarte bien lejos mientras que los motores tradicionales siempre gastarán menos combustible debido a tener un peso inferior.

Así que nuestra recomendación es que te compres un híbrido enchufable si te urge obtener la etiqueta 0 o si habitualmente haces trayectos cortos. También si tienes un puesto de carga en casa y en el trabajo. Pero si el futuro puede esperar para ti, lo mejor es que en unos años optes por un coche 100% eléctrico.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -