• Inicio
  • Movilidad

El coche eléctrico mejora la salud y reduce el gasto médico de los países

Un estudio demuestra que una flota de vehículos eléctricos es más económica si se tiene en cuenta el gasto médico en enfermedades cardiorrespiratorias.

El coche eléctrico supone un ahorro en mantenimiento y en combustible, algo que muchos usuarios notan desde el primer día en el bolsillo. Pero una mejora impercetible a corto plazo derivado del uso de estos coches es la salud. La llegada de este tipo de movilidad reduce las enfermedades relacionadas con la contaminación del aire y esto significa un ahorro para la Seguridad Social.

Esto es una variable a tener en cuenta. Porque aunque montar una infraestructura eléctrica necesita una fuerte inversión, esta puede ser devuelta en una reducción de los costes del sistema médico público.

Por ejemplo, un estudio de Transport & Environment indica que teniendo en cuenta los gastos en hospitales, tener una flota de autobuses eléctricos resulta más barato que poseer una diésel… aunque a priori, es al revés, si quitamos esa variable.

Todo muy teórico y abstracto, algo que ha cambiado gracias a un estudio de Electric Vehicles Council (EVC), que ha cuantificado los gastos producidos por las enfermedades relacionadas con la contaminación derivada de los vehículos. Según reza este informe, en la región metropolitana de Sydney, hay un gasto de 3.000 millones de dólares en este concepto al año. Y la llega de los eléctricos podría suponer un ahorro a las arcas públicas de 3.200 euros por vehículo.

Este mismo estudio indica que las enfermedades pulmonares y respiratorias terminan con un 60% más de vidas que los accidentes de tráfico letales y esto es algo que no se tiene demasiado en cuenta.

Porque recordemos que entre los gases más peligrosos de los coches de combustión se encuentra el monóxido de carbono, el óxido de nitrógeno (NOX) o los compuestos orgánicos volátiles… que con el coche eléctrico, desaparecerían, con una mejora directa en términos de salud.

Esto es algo que afecta especialmente a los niños. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, los niños que viven a un máximo de 75 metros de una autopista tienen un riesgo mayor (29%) de tener asma de por vida.

Por tanto, la salud es una variable a tener en cuenta a la hora de afirmar que el coche eléctrico es caro. Seguramente, la inversión, en términos de calidad de vida, sea devuelta en concepto médico... y no en demasiado tiempo.

- Publicidad -
- Publicidad -