• Inicio
  • Movilidad
  • Calculadora
  • Consultorio

¿Es buena idea eliminar Madrid Central? Y sobre todo: ¿Es posible?

Madrid Central puede ser eliminado... ¿Pero lo harán realmente? Nosotros creemos que no y os explicamos los motivos por los cuales pensamos así.

Ya os lo contamos el lunes, tras la celebración de las elecciones municipales en Madrid. Los tres partidos que lograrían la alcaldía en forma de tripartito (PP, Ciudadanos y Vox) aseguraron abiertamente que eliminarían Madrid Central de forma tajante.

Una medida que resulta sorprendente, dados los precedentes a esta medida y a que en Europa, en estos momentos, se está imponiendo una fuerte presión medioambiental que afecta tanto a fabricantes como ayuntamientos de todo el continente.

La intrahistoria

La Comisión Europea, ante la creciente preocupación por la contaminación en el continente y los numerosos estudios científicos que le achacaban miles de muertes anuales, decidió fijar un límite anual de emisiones. Esto ocurrió en 2017, con una normativa que fijó en 40 microgramos por metro cúbico de gases (a partir de aquí µg/m3) y derivados del nitrógeno (gases NOx).

España, al igual que otros países de la Unión Europea como Austria, Reino Unido o Italia, se encontraba en la lista de estados que superaban ese límite, por lo que la Comisión les “invitó”, con el fin de evitar sanciones posteriores, a crear medidas que rebajaran sus emisiones anuales. Entre estas medidas, estaba Madrid Central, que sirvió para obtener confianza de la comisión.

Esto permitió que España quedara eximida de las sanciones que la Comisión estaba preparando para los diferentes países europeos. Y según aseguran varios estudios, a los que ha tenido acceso el diario El País, gracias a Madrid Central se han rebajado en 11 µg/m3 las emisiones de derivados del nitrógeno, lo que sitúa a España fuera del límite de castigo para la Comisión Europea.

Por tanto, eliminar Madrid Central supondría, si el organismo europeo investiga de nuevo a nuestro país, volver a estar en su punto de mira a la hora de imponer sanciones.

¿Se puede eliminar Madrid Central?

Visto lo visto, hay actores en juego más grandes que el Ayuntamiento de Madrid en estos momentos. La Comisión Europea se preocupará de que los niveles de contaminación no suban de nuevo en Madrid, por lo que la eliminación de Madrid Central será posible siempre y cuando los nuevos inquilinos del Ayuntamiento propongan un plan que les convenza.

Esto sería así a menos que al nuevo alcalde no le importe pagar multas millonarias, algo que iría en contra de la renovación de su mandato, ya que los madrileños verían cómo Europa se llevaría un dinero que bien se podría utilizar para otras cosas.

Y todo ello siempre y cuando no salga adelante el plan que tiene el Gobierno de Pedro Sánchez, que en estos momentos está en funciones hasta que haya un pacto que le permita gobernar durante los próximos cuatro años. Consiste en imponer zonas restringidas, del estilo Madrid Central, en todas las ciudades de más de 50.000 habitantes. Por tanto, ya hablamos de un organismo estatal y otro europeo que se opondrían a la eliminación de la medida impuesta durante el mandato de Manuela Carmena en la capital de España.

Eliminar Madrid Central iría en contra de las medidas en el resto de Europa

No hace falta más que viajar a otros países de Europa para observar que medidas como Madrid Central -ya sea más o menos acertada- son el camino que están siguiendo en el resto de Europa.

Carteles que avisan de la entrada a la zona de ultra bajas emisiones

En Londres, por ejemplo, acceder al centro de la ciudad solo es posible si se paga un peaje. Esta medida no es nueva, ya que lleva en vigor desde 2003. Comenzó con el pago de 5 libras, cifra que aumentó, dos años después, hasta las 8 libras.

Después, en 2008, se fijó que los precios variarían en función de las emisiones de CO2 de cada vehículo. Y hoy, en esa zona de bajas emisiones, se ha creado la ‘ultra low emission zone’, que es aún más restrictiva.

Este sistema de peaje en centros urbanos también se ha implantado en otras grandes ciudades como Oslo, Bergen o Trondheim, en Noruega. Precisamente el país que más está apostando por el vehículo eléctrico en el mundo (¡qué casualidad!). Milan, Estocolmo o Singapur son otras ciudades del mundo que han adoptado este sistema.

Amsterdam será una ciudad libre de emisiones en 2030

En Amsterdam no se plantea el peaje. Directamente, pretende prohibir la circulación de coches diésel y gasolina en toda la ciudad para 2030. Emitan lo que emitan, tengan la antigüedad que tengan.

Esto será gradual: el próximo año, no podrán acceder a la ciudad todos aquellos coches y motos diésel de más de quince años. ¿Imaginas dejar tu coche a la entrada del Madrid que pertenece al Ayuntamiento para usar otro tipo de vías? Así será en la capital holandesa.

El plan proseguirá en 2022, prohibiendo el acceso a los autobuses que emitan algún tipo de partícula para pasar, en 2025, a vetar la entrada a embarcaciones de recreo, ciclomotores o ciclomotores ligeros. Estas medidas irán de la mano de un aumento de los puntos de recarga en la ciudad: de 3.000 puntos a una cifra que estará entre 16.000 y 25.000 en 2025.

Por tanto, como podéis observar, Madrid Central, esté mejor o peor implantado, sigue la dinámica europea en cuanto a restricciones a la circulación. De hecho, es menos opresiva que las medidas impuestas en otros países como Holanda y menos dolorosos para el bolsillo que el peaje londinense. Hasta el plan de Barcelona (ya veremos si sale adelante el borrador con la salida de Ada Colau) es más restrictivo que el de Madrid.

Esto hace que en la redacción de EVPro no creamos que esta medida será eliminada: creemos que tendrá modificaciones para hacerla más efectiva, ya que Madrid Central, aunque cuenta con muy buena intención, tiene ciertas carencias, como la imposibilidad de entrar con motos a ciertas horas… cuando quizá, las motos, sean otra de las grandes soluciones posibles al problema de la contaminación.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -