• Inicio
  • Movilidad

La intrahistoria de la contaminación en España: Madrid y Barcelona no cumplen una normativa de 2010

La Comisión Europea reabre el expediente sancionador a España por contaminación. Una historia que comenzó en 2008. Os contamos cómo se ha gestado.

España será denunciada por la Comisión Europea por sus altos niveles de contaminación. Una historia que no es, precisamente, de hoy, ya que la Unión Europea lleva años con el objetivo puesto en nuestro país debido a los altos niveles de sustancias contaminantes en sus dos grandes ciudades: Madrid y Barcelona.

Esta historia comenzó en 2008, momento en el que la Comisión Europea aprobó una directiva sobre la calidad del aire, que obligaba a que los países comunitarios cumplieran los límites de dióxido de nitrógeno pactados. Los Estados miembros tenían hasta 2010 para cumplirlo, algo que algunos países no hicieron. Entre ellos, se encontraba España.

Esto nos lleva a junio de 2015, momento en el que la Comisión Europea da un toque de atención a España por sus altos niveles de contaminación. Ahí, España comenzó a sentir la presión de la Unión Europea, que le impuso el primer emplazamiento a ajustar estos niveles.

Pese a que España debió cumplir esta normativa en 2010, en 2017 las cifras seguían por encima de las impuestas por la Comisión Europea. De ahí que desde Bruselas se elaborara un escrito contra nuestro país debido al incumplimiento reiterado de la directiva sobre la calidad del aire. Los principales causantes fueron Madrid y Barcelona.

Madrid Central y la Zona de Bajas Emisiones como plan para disminuir la contaminación… y evitar la multa

Cuando parecía que la multa era prácticamente un hecho, los Ayuntamientos de Madrid y Barcelona, con tal de evitar la multa, elaboraron en mayo de 2008 unos protocolos anticontaminación que permitieron que la Comisión dejara en punto muerto el expediente sancionador contra España. Estas acciones eran Madrid Central y la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona.

Con las elecciones municipales y el cambio de alcaldía, se impuso una moratoria de Madrid Central, que dejó de multar el pasado 1 de julio. En Barcelona sí ha revalidado alcaldía Ada Colau, que evidentemente, ha mantenido la medida que ella misma impuso.

Esto provocó reacciones en Bruselas y ocho días después de la puesta de largo de la moratoria, el comisario de Medio Ambiente de la Unión Europea, Karmenu Vella, contactó con la ministra de Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, para exigir medidas para combatir la contaminación.

Esto se tradujo en cartas a José Luis Martínez Almeida, alcalde de Madrid y Damià Calvet, consejo de Territorio y Sostenibilidad en Barcelona. Un paso que no ha sido suficiente para Bruselas, que ha reabierto el expediente sancionador que aplazó, a la espera de medidas, en 2015.

Todo indica que esta vez la amenaza no quedará en nada y que España, salvo medida de urgencia de última hora, recibirá una multa por incumplir de manera reiterada una normativa de 2010.

¿Cómo valora la polución la Comisión Europea? ¿Qué es el Plan de Calidad el aire?

El acuerdo al que se llegó en el año 2008 con aplicación de 2010 analiza 12 contaminantes. Aunque los más importantes para la Comisión Europea, por ser los más nocivos para la salud, son el dióxido de nitrógeno (NO2), las partículas y el ozono. Estos tres se asocian a la movilidad en las ciudades.

En concreto, España será multada por altas cantidades emitidas de dióxido de nitrógeno. Para cumplir con la normativa europea, era necesario superar dos pruebas: el límite horario de emisiones, es decir, que se concentren menos de 200 microgramos por metro cúbico durante una hora y por otro lado, el límite anual, fijado en 40 microgramos de media por metro cúbico.

- Publicidad -
- Publicidad -