• Inicio
  • Movilidad
  • Calculadora
  • Consultorio

La polémica con las etiquetas medioambientales va para largo

Cada vez son más las voces que critican el método de etiquetado de los coches. Los híbridos enchufables de gran cilindrada, en el punto de mira

La llegada del ciclo WLTP ha desvelado algo que era muy evidente: la asignación de etiquetas medioambientales no se ha estado haciendo con el rigor necesario. De ahí que los fabricantes, de forma inteligente, hayan desarrollado sus coches para adaptarse a los requisitos gubernamentales para circular, por ejemplo, por Madrid Central. Pero eso es algo que probablemente cambiará.

Porque hoy por hoy, todos los coches que tengan algún tipo de hibridación, reciben como mínimo la etiqueta ECO. Y eso es algo que ha sido criticado por algunas voces como la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).  Este organismo ha alzado la voz contra las etiquetas medioambientales tras hacer un estudio del grupo Toyota-Lexus en concreto, aunque ha estudiado todo el sector.

Estas son las etiquetas disponibles

Según la OCU, hay coches de gasolina, que reciben la etiqueta C, que emiten los mismos gases contaminantes que sus homónimos híbridos (que sí reciben etiqueta ECO). De hecho, aseguran que el “downsizing” de algunos motores les debería haber permitido acceder a la etiqueta ECO por nivel de emisiones… hecho que no ha ocurrido.

Pese a ello, desde la OCU señalan que el etiquetado de los coches es algo positivo, ya que fomentará la compra de vehículos alternativos y sirve como motor de cambio para el futuro.

según un estudio, algunos gasolina contaminan igual que los híbridos

Por su parte, la Dirección General de Tráfico no va a cambiar sus criterios de etiquetado, aunque ha creado un grupo de trabajo que estudiará el desarrollo de esta tecnología. Esto se debe a que la DGT utiliza los baremos escogidos por la Comisión Europea.

La crítica, hacia los híbridos enchufables

Según la OCU, las marcas han aprovechado la normativa de la Comisión Europea para “colar” coches dentro de los requisitos ECO que realmente contaminan más que gasolinas de menor cilindrada. Es el caso de los coches de gran cilindrada que poseen algún tipo de hibridación, como el Audi Q8 o el Porsche Cayenne Híbrido Enchufable, cuyas emisiones son muy superiores a las de coches tradicionales cuyos motores son más pequeños.

Además, el problema que generan los sistemas bifuel o enchufables es que se puede elegir qué tipo de combustible utilizar. Para la OCU, eso es un problema a analizar, ya que por ejemplo en Reino Unido, según la BBC, la mayoría de híbridos enchufables jamás han sido cargados… algo que ha hecho al Gobierno retirar las ayudas que ofrecía a este tipo de coches.

Lo único que sabemos, de momento, es que la DGT no puede aplicar cambios sobre las etiquetas con efecto retroactivo, así que puedes estar tranquilo: tu coche mantendrá la etiqueta que le fue asignada desde un principio.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -