• Inicio
  • Otros vehículos
  • Consultorio

Ir ebrio sobre un patinete eléctrico no supone pérdida de puntos

Creemos que esto fomenta, en cierto modo, el uso de estos vehículos ebrio, ya que las consecuencias en coches y motos son más graves.

Gijón fue noticia el pasado fin de semana porque un usuario de un patinete eléctrico, de 34 años, tras dar signos de ir ebrio, dio positivo en alcohol sin recibir una sanción en el carnet por puntos. Tan solo recibió una multa económica. Un hecho que se da como consecuencia de una legislación nacional aún inexistente en torno a estos vehículos.

La DGT está preparando una normativa general para el uso de estos vehículos de movilidad individual, pero hasta que eso llegue, son los propios municipios los que deciden cómo sancionar el uso de estos vehículos.

Bajo nuestro punto de vista, perder el miedo a perder el carnet por conducir bajo los efectos del alcohol puede hacer que, a altas horas de la noche, muchas personas opten por coger uno de estos vehículos.

El hombre, que recibió el alto de la Guardia Civil por circular “sin respetar las normas básicas de circulación”, fue multado con 500 euros (con pronto pago se queda en la mitad, aproximadamente), además de pagar 90 euros para sacar el patinete del depósito municipal donde fue llevado.

La tasa de alcoholemia no es pública, pero fuese la que fuese, la multa fue inferior a la que recibiría en coche. Porque superar la tasa de 0,25 mg/l supone la retirada de 4 ó 6 puntos… cuando una persona tiene un máximo de 14 puntos. Hablamos de, prácticamente, la mitad de los puntos disponibles.

Además, de superarse la tasa de 0,6 mg/l, se consideraría delito penal. Algo a lo que un usuario de un patinete, hoy por hoy, no se enfrentaría. Y las consecuencias de ir en este estado en coche o moto son graves: de tres a seis meses de prisión o trabajos en beneficio de la comunidad (31 a 90 días), además de la retirada del carnet de conducir entre uno y cuatro años.

Por tanto, en cierto modo, se “legitima” el uso del patinete eléctrico yendo ebrio , aún no considerados como vehículo motorizados.

A la espera de una legislación clara en torno a los patinetes eléctricos, prudencia: los patinetes eléctricos son vehículos útiles, pero en estado de embriaguez pueden ser realmente peligrosos. Mucho más que un coche, ya estos vehículos individuales deben circular por la calzada sin obligatoriedad de usar casco, por lo que sus usuarios son, en todo momento, los más débiles y expuestos.

Te puede interesar...

- Publicidad -
- Publicidad -